El primer smartphone de un niño: 4 aspectos a tener en cuenta

El momento ideal para comprar el primer smartphone a un niño es en verano, ya que tendrá mucho tiempo para aprender a utilizarlo antes de que empiecen las clases y para los padres será fácil ver cómo se manejan. Comprar un móvil usado también es una opción viable.

¿Un niño necesita un smartphone?

Hay muchas respuestas posibles. Tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, pero actualmente tiene muchas ventajas, tanto para los padres como para el niño. Es posible que a los padres les preocupe que sus hijos tengan acceso a contenido inapropiado o utilicen el móvil excesivamente, sin embargo, estos problemas tienen fácil solución gracias a las modernas tecnologías. En este artículo, comentaremos los problemas que deben tenerse en cuenta al comprar un smartphone para un niño y las formas de hacer que su uso sea más seguro.

El móvil de un niño experimenta todo tipo de aventuras: de vez en cuando puede caerse en el césped, cubrirse con arena e incluso nadar en un charco. Aunque puedas proteger el móvil con una funda protectora, merece la pena comprar un smartphone resistente y seguro. No tiene por qué ser el mejor modelo o el más reciente con las mejores funciones, sino que basta con un móvil bueno para un uso básico.

Al menos cuando el niño empiece a viajar solo, los smartphones son una importante herramienta para comunicarse. No tienes que preocuparte por las idas y venidas del niño ni de los trayectos a la escuela cuando puedes monitorizar su ubicación a través de una aplicación.

Un primer smartphone apropiado

¿Qué deberías tener en cuenta al elegir el primer smartphone para un niño? En nuestra opinión, los aspectos más importantes son el tamaño, el precio, la calidad, la durabilidad y la seguridad.

Como las manos de los niños son más pequeñas, les es más fácil utilizar móviles pequeños, por ello, el móvil no debería ser muy grande. Evidentemente, un smartphone con una pantalla grande es bonito, pero no es necesariamente práctico para un niño. Los niños pueden dejar fácilmente un móvil de gran tamaño en casa o en la mochila y resultará difícil localizarlos. Cuando el móvil es tamaño de bolsillo, cabrá en la mano del niño o en un bolsillo y seguramente lo llevarán con ellos, haciendo que sea más fácil localizarlos. Debes prestar especial atención al ancho de la pantalla.

El primer móvil de un niño no tiene por qué ser el modelo más caro del mercado. Debido a que los teléfonos pueden dañarse con facilidad, si compras uno que no sea el más caro te ahorrará tanto dinero como dolores de cabeza. El precio debe ser tal que si tienes que comprar otro móvil no te duela tanto; normalmente un smartphone básico y barato es suficiente. En general, el primer smartphone de un niño es de un precio intermedio, es decir, entre cien y trescientos euros. Los móviles más baratos muchas veces contienen prácticamente las mismas funciones que los modelos insignia caros y son adecuados para las necesidades de los niños.

Un smartphone duradero y de alta calidad para un niño

El teléfono experimentará todo tipo de cosas. Los niños no siempre recuerdan tratar sus pertenencias con cuidado y esto se aplica igualmente a su teléfono. El móvil se puede romper con facilidad: pueden tenerlo en el bolsillo mientras juegan con amigos o se revuelcan en la nieve.

Por suerte, el teléfono se puede proteger de varias formas. Definitivamente, deberías comprar un protector de pantalla de cristal templado, para evitar arañazos y fisuras en la pantalla. Las fundas de móvil también protegen el móvil de un niño. Están disponibles en varios estilos diferentes: la funda tipo libro es una buena elección para un niño, ya que ofrece la mejor protección para la pantalla. En ellas puedes llevar también el abono del autobús o el carnet de la biblioteca.

Las fundas de móvil permiten a los niños personalizar sus teléfonos como quieran. Las tiendas online están llenas de fundas entre las que pueden elegir su favorita y, en general, las más baratas son adecuadas para un niño. También hay fundas impermeables. Si el móvil cuenta con una funda impermeable, no pasa nada si empieza a llover y el móvil queda tirado en el césped.

No obstante, no deberías subestimar a los niños como usuarios de móviles. Muchos niños cuidan más sus pertenencias y smartphones que los adultos. Cualquiera puede tener un accidente, pero cuando el móvil es resistente y está bien protegido, normalmente sobrevivirá a todo tipo de caídas y golpes.

Un smartphone seguro

En general, el uso del móvil tiene sus propios riesgos. Cualquiera puede estar en contacto con un niño a través de Internet o puede encontrarse con contenido inapropiado para su edad. Puede que el niño no entienda qué tipo de imágenes debería subir a las redes sociales o qué tipo de conversaciones debería tener en el grupo de WhatsApp de su clase.

La forma más sencilla de protección infantil en el uso de smartphones es acordar una serie de reglas comunes en la familia. Una buena idea es fijar límites para el uso del móvil, es decir, cuánto tiempo puede usarse por día y con qué finalidad. Es importante enseñar buenos hábitos online al niño y explicarle qué tipos de fotos y publicaciones son apropiados para subir en las redes sociales. Convendría saber los límites de edad y cumplirlos; existe una razón por la cual Facebook e Instagram tienen una limitación de edad de 13 años.

El móvil también presenta riesgos en el tráfico. Indudablemente deberías recordar al niño que de camino a la escuela guarde el móvil en la mochila y esté atento al tráfico.

También es fundamental para evitar un mal uso del teléfono en caso de que se le pierda accidentalmente o se lo olvide en algún sitio. Una buena solución para el niño es utilizar el sensor de huellas digitales. Comparado con un código o un patrón de desbloqueo, la ventaja es que la gente no puede mirarte por el rabillo del ojo y copiar el código. Además, una decisión inteligente sería instalar una aplicación de geolocalización en caso de que se perdiera.

Cuatro aspectos a tener en cuenta:

  1. Precio: el primer móvil de un niño no tiene por qué ser el modelo más caro y moderno del mercado.
  2. Tamaño: el móvil debería caber en la mano del niño o en el bolsillo.
  3. Resistencia: protege el móvil con un protector de pantalla y una funda.
  4. Seguridad: acuerda reglas básicas con el niño para el uso del móvil.

¿Un iPhone como primer teléfono?

Un iPhone siempre es una buena elección como primer móvil para un niño. En especial, los más antiguos son muy adecuados para el uso infantil. Tienen un tamaño pequeño y caben fácilmente en la mano de un niño o en un bolsillo. El precio de los modelos antiguos no es muy excesivo. Los iPhones son resistentes y hay una gran cantidad de accesorios y fundas disponibles para ellos. El sistema operativo es sencillo y el niño no tardará mucho en aprender a utilizarlo.

Un iPhone es una elección particularmente buena para un niño si el resto de la familia también utiliza móviles o dispositivos de Apple. Para el niño es más fácil aprender a utilizar el mismo sistema operativo que el resto de la familia y será más seguro ya que los padres pueden controlar lo que hacen sus hijos con el móvil.

La aplicación de Apple «En familia» facilita la vida diaria familiar y el control del uso de los móviles por parte de los niños. Por ejemplo, la familia puede compartir álbumes de fotos, recordatorios y su ubicación. Se debe elegir a un adulto de la familia que será quien defina los ajustes.

«En familia» permite controlar de cerca el uso del móvil por parte de los niños. Los padres tienen que aprobar todas la descargas de aplicaciones y compras hechas en el móvil y pueden hacer un seguimiento de la ubicación del niño a través del móvil.

¿Un smartphone usado para un niño?

Un smartphone usado no es para nada una mala idea como primer smartphone para un niño. El precio es lógicamente inferior al de uno nuevo y las funciones y el estado del móvil son adecuados para un niño. Actualmente, es fácil comprar un smartphone usado online. Swappie vende iPhones usados que han sido reacondicionados y funcionan a la perfección, y se pueden pedir por Internet o recogerse en su tienda. Todos los dispositivos cuentan con una garantía de 12 meses.


Publicaciones relacionadas